Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2011

TARIFA ESPECIAL EN TRANSMILENIO PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN BOGOTÁ

La alcaldesa Mayor de Bogotá, Clara López Obregón,  anunció que a partir del primero de noviembre habrá una tarifa especial, que contempla una reducción del 15% para las personas con discapacidad, en el sistema de Transmilenio inicialmente.

“Hemos tomado la determinación de implementar en el sistema de Transmilenio la tarifa especial para las personas con discapacidades diversas, también para adultos mayores y para estudiantes de universidades egresados de los colegios públicos de la ciudad, iniciando de manera progresiva un proceso de registro que iniciará con la población con discapacidad a través del sistema hospitalario distrital”, señaló la Alcaldesa Clara López.

La mandataria destacó que la tarifa especial consiste en cargar mensualmente una tarjeta ciudadana que adquirirá la población con 40 viajes que tendrán el descuento, “esto es un esfuerzo inicial, las personas con algún tipo de discapacidad severa necesitan de un cuidador entonces para esas personas se estudiará un mayor número de viajes, que se cargarán mensualmente en la tarjeta ciudadana eso es un proceso que tiene que culminar el año entrante con la totalidad de los adultos mayores, una vez se ponga en servicio el SITP, y finalmente en el primer semestre del año entrante dejamos presupuestados, los recursos para jóvenes universitarios”, dijo.

La Secretaría de Salud por medio de la red pública de Hospitales, iniciará el registro de las personas con discapacidades severas, cognitivas, sordo mudos, con problemas visuales entre otros, para que a partir del primero de noviembre por medio de la Tarjeta Ciudadana disfruten de este beneficio.



Los dineros vienen  del presupuesto Distrital, y lo va a estipular la Secretaría de Hacienda, mediante adiciones presupuestales en 2011 de tarjeta ciudadana, y quedan presupuestados para garantizar estos derechos ciudadanos en el presupuesto de 2012. Inicialmente estamos presupuestando 15 mil millones de pesos, y de manera progresiva, este rubro tendrá que aumentarse para aumentar cobertura, de este elemental derecho de una tarifa diferencial en el transporte público”, resaltó la Alcaldesa Mayor de Bogotá.

Manifestó que durante la sesión del Consejo Distrital de Discapacidad se ha discutido ampliamente como se va a establecer el registro  de las personas para hacer la entrega de la tarjeta ciudadana. “Es un proceso administrativo algo dispendioso vamos a buscar muchos puntos en la ciudad a través de la red hospitalaria y con la colaboración del IDPAC, para que a partir del primero de noviembre el mayor número, este ya con su tarjeta ciudadana, disfrutando de este beneficio, que es una inversión en equidad en inclusión”, señaló Clara López.

De igual forma, indicó que “esta población tiene capacidades diversas y por eso de ahora en adelante vamos a cambiar el nombre del Consejo para que se denomine el Consejo con Personas con Habilidades diversas, como parte de esa política de inclusión y de igualdad que tiene que acompañar la construcción de la ciudad de derechos”, señaló la Alcaldesa.

Los miembros de este Consejo recibieron con mucha alegría esta noticia ya que se convierte en el fruto de un trabajo de muchos años, y destacaron la voluntad política de esta Administración por garantizar su inclusión.

“Esta  población ha luchado de manera incansable durante los últimos cuatro años y hoy después de un esfuerzo de movilización importante, que ha incluido recolección de firmas mesas de trabajo, ellos han logrado esta conquista”, puntualizó la mandataria.

Queremos resaltar la labor realizada de: Nelson Julián Villamizar  y Jesús Alberto Galindo, Miembros de la Mesa Distrital de Discapacidad, y de igual manera a Leidy Natalia Moreno y María Victoria Rodríguez, Miembros de la Mesa Distrital para la Tarifa Diferencial y que tras varios años de lucha incansable hoy ven los resultados.


Carlos Augusto Cubillos Romero
cubillos52@gmail.com



lunes, 12 de septiembre de 2011

LA CONGESTION EN TRANSMILENIO ES RESPONSABILIDAD DE LOS CONSORCIOS.

En un año, los buses del sistema TransMilenio deben instalar sensores de sobrecupo, ubicar personal para que organice el ingreso de los pasajeros a los buses articulados y alimentadores, e instalar un sistema de información al usuario de la salida y llegada de cada ruta a las estaciones y troncales.

La orden la dio el Consejo de Estado en fallo de acción popular que presentó Sara Isabel Ríos, una usuaria del sistema masivo de transporte que denunció en la demanda el riesgo de un accidente por el sobrecupo con el que viajan los articulados y la falta de información para utilizar el servicio con seguridad.

La situación en el sistema TransMilenio denunciada, "tiene origen, entre otras razones, en la creciente demanda del servicio público de transporte masivo y en la falta de planeación y proyección que se le ha dado al sistema".

Pero el fallo se queda corto frente a la realidad del problema de la congestión de los articulados y alimentadores de Transmilenio, que es responsabilidad directa de los consorcios, veamos por qué.  

La creciente demanda de pasajeros en los portales y estaciones, ha desbordado el Índice de Pasajeros por Kilómetro (IPK) recorrido, que se afecta notablemente por la baja frecuencia de las rutas.

Los ingresos de los buses de Transmilenio dependen de la variable IPK, que en los contratos vigentes reconoce los costos de transportar 4,8 pasajeros por kilómetro recorrido. Al superarse esa cifra, el excedente va a manos del empresario, y esto es precisamente lo ha venido sucediendo, pues nunca ha bajado de 5,1, por ello que la rentabilidad neta del negocio esté hoy en el 15% o más. Los operadores manipulan buscando dicho resultado. Por ejemplo, en 2009 el número diario de kilómetros recorrido por cada Transmilenio fue inferior a 2008 y, simultáneamente, mientras entre 2007 y 2009 el número de pasajeros transportados al día creció en 343 mil, la capacidad instalada de la flota apenas aumentó en 3.522 sillas y los cupos de pié en 8.148. Así, con menos frecuencias y más pasajeros, el sobrecupo será mayor; con más IPK y con la tarifa más costosa, mas exorbitantes serán las ganancias para los consorcios (la nueva mafia del transporte). Es una nueva modalidad de la “guerra del centavo”, que atenta contra la dignidad de los usuarios.
El modelo Peñalosa, es la causa principal del colapso de Transmilenio. La solución no comienza por la instalación sensores de sobrecupo en los articulados del sistema Transmilenio, sino en obligar a los operadores en aumentar las frecuencias de las rutas, bajar el Índice de Pasajeros por Kilometro (IPK), revisar los costos de operación y reposición de los buses, así como una revisión al perverso contrato de 2001, que subsidia a los inversionistas y en nada beneficia a los usuarios.
Mientras se continúe beneficiando los interese particulares sobre los intereses generales, no habrá soluciones inmediatas al caos del sistema.

Cabe anotar  que en los últimos 10 años, ningún concejal de la ciudad, ha hecho un control político al Sistema Transmilenio, con relación a las jugosas utilidades de los consorcios (94,27%) y las migajas recibidas por el distrito (5,73%), pero si aparecen en elecciones a recoger votos.

Carlos Augusto Cubillos Romero
cubillos52@gmail.com