Páginas vistas en total

domingo, 19 de junio de 2011

LOS NUEVOS BUSES DEL SITP DE BOGOTA NO CUMPLEN CON NORMAS INTERNACIONALES.

Los nuevos buses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) no se ajustan a las normas técnicas internacionales establecidas para el servicio de transporte urbano.

Los nuevos buses están ensamblados en chasises para camiones, diseñados para transportar carga, no para personas. Lo cual implica que el acceso a estos vehículos se haga por escaleras en todas las puertas, y que dependiendo del tamaño del bus varia de tres a cuatro escalas. Los operadores solo tendrán el 1% de los buses datados de una rampla neumática por donde subirían las personas que usan sillas de ruedas o con alguna discapacidad.
Los chasises de camiones cuestan entre 10 y 20 millones menos que los de piso bajo y les permite a los transportadores exceder los cupos de pasajeros permitidos.

La norma técnica colombiana NTC 5206 de ICONTEC que entró en rigor en Marzo del 2011, no establece buses de piso bajo (low entry), y solo deja a la elección del transportador tener buses con rampas neumáticas. Esto significa que frente a las normas técnicas internacionales estamos en un atraso de más de 30 años, y estamos en la lista de países que tienen servicio de transporte urbano de muy baja accesibilidad.
Los buses de piso bajo son los más utilizados en todas las ciudades de Europa y  Estados Unidos desde hace 30 años, y desde hace 20 años en casi todas las ciudades capitales América Latina. Solo 3 capitales no tienen buses de piso bajo, Managua (Nicaragua), Asunción (Paraguay) y Bogotá (Colombia).

BUSES URBANOS DE PISO BAJO

Son vehículos para el transporte de personas, lo cual significa que el piso de los vehículos tiene una altura máxima de 36 cm del nivel de la calle cuando se abren las puertas.

Esto permite subir y bajar fácilmente del bus a todos los usuarios, incluidos los pasajeros con silla de ruedas, carritos de bebé, mujeres embarazadas, personas de corta estatura, adultos mayores, personas que usan muletas y caminadores,  y demás usuarios con problemas de movilidad.

Las especificaciones técnicas para buses de piso bajo (low entry) están establecidas en el numeral 5 del documento Regulation No. 66 Uniform Provisions concerning the approval of Large Passenger Vehicles” de la Naciones Unidas, establece que al menos por dos puertas de servicio se podrá acceder sin que exista ningún escalón, para todos los buses  de longitud superior a 9 metros son las siguientes:

1. La altura desde la calzada al piso del bus por al menos las dos puertas mencionadas, no debe ser mayor de 35 cm.
Bus de piso bajo - Quito (Ecuador)
 2. El ancho libre de la puerta de acceso para los pasajeros en silla de ruedas, debe ser no menor a 100 cm. De existir por esta una barra central, al menos por uno de los lados deberá existir un espacio libre de 80 cm.

3. Todos los buses de piso bajo disponen de un área libre de sillas con capacidad para alojar al menos a un pasajero en silla de ruedas. La superficie debe ser horizontal con unas dimensiones mínimas de 130x75 cm.



Bus de piso bajo - Santiago (Chile)
4. Todos los buses están dotados de rampa extensible y sistema de inclinación (Kneeling) para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida y a los usuarios de sillas de ruedas.
Bus de Piso bajo - Sao Paolo (Brasil)
5. Los buses de piso bajo están diseñados para que los carritos o sillas de niño se coloquen desplegados en el espacio reservado para sillas de ruedas.
Bus de piso Bajo - Buenos Aires (Argentina)
6. En todos los buses de piso bajo pueden viajar los adultos mayores que utilicen un carrito o caminador, sin ningún problema para abordar.

Bus de piso bajo - Londres (Inglaterra)
Es el preciso momento de tener unos buses de servicio urbano acorde con las normas técnicas internacionales que garanticen un trato digno a todos los usuarios.Convocamos a todos los habitantes de la capital a exigir un servicio de transporte urbano sin discriminación, que respete la dignidad de las personas, procurando una mejor calidad de vida. La movilidad es un derecho de todos, que ha sido vulnerado  por las mafias del transporte que solo buscan el interés particular sobre los intereses colectivos.  

¡¡¡Ya es hora que los usuarios seamos tratados como seres humanos no como objetos de carga!!!

Carlos Augusto Cubillos Romero

lunes, 13 de junio de 2011

LA RENUNCIA DE ANTANAS MOCKUS AL PARTIDO VERDE

Tras la renuncia de Antanas Mockus del Partido Verde dijo: Hubo un sapo que quise tragarme, pero a la hora de tratar de deglutirlo, se infló, se agrandó y no puedo digerirlo, dejo un enigma sobre a qué se refería exactamente.

El sapo que Mockus no pudo deglutir es la maquiavélica alianza entre Uribe y Peñaloza para alcanza la Alcaldía de Bogotá.

No pasaron muchos meses para que el profesor Mockus empezara a sufrir de bufonofobia o terror a los sapos, desde el momento en que Peñalosa se quitara el disfraz de piel de oveja y se declarara como un batracio uribista.

Para nadie es un secreto que Peñalosa es un uribista infiltrado en el partido verde, que logró pasar desapercibido camuflándose en la ola verde, que  al croar de los sapos saltara del pantano verde al lodazal rojizo de la U, a reencontrarse con sus parientes renacuajos: Juan Lozano y Roy Barrera entre otros.

Para Sergio Fajardo y Luis Eduardo Garzón, la renuncia de Mockus a su partido fue un error garrafal, pero no entendieron el mensaje refiriéndose al desagradable menú de sapo relleno, con huesitos y carnitas de corrupción, chuzaDAS magistrales, adobado con agro ingreso robo seguro, condimentado con falsos positivos y falsas desmovilizaciones,  ensopado en un fluido relleno de las losas de Trasnmilenio  y salpicado de bolardos.

¿Sera posible que los bogotanos quieran cambiar su delicioso ajiaco santafereño por el horripilante sapo relleno?

Tenemos que ser demasiado cochinos (o marranos) para tragarnos semejante cadavérico menú. El presidente Juan Manuel Santos llamó la atención de los colombianos desde Santa Marta el pasado lunes 5 de Junio, para que elijan gobernadores y alcaldes honestos, ¿será otro mensaje subliminal que avizora una nefasta alianza para Bogotá?

Me resisto a comer lechona, no vaya sea que me den sapo relleno… y me dedicaré a buscar un alcalde honesto para darle mi voto reflexivo.

Sandra Polania Tellez