Páginas vistas en total

martes, 8 de enero de 2013

EL SALARIO MINIMO CADA VEZ MAS MINIMO


El salario mínimo es la mínima remuneración a que tiene derecho todo trabajador, con el cual ha de suplir sus necesidades básicas tanto suyas como de su familia, el cual ha sido fijado en $589.500 para el 2013, que fue del  4,02% respecto al salario mínimo del 2012, que corresponde a 22.800 pesos.

Según lo estableció el Decreto 2738 del 28 de diciembre de 2012, el salario mínimo legal vigente (SMLV) que empezó a regirá a partir del 1° de enero de 2013 para los trabajadores del sector urbano y rural, es así como el salario mínimo diario legal vigente (SMDLV) para el año 2013 que es de $19.650

En tanto que a través del Decreto 2739, se estableció en 70.500 pesos el auxilio de transporte para los servidores públicos y los trabajadores particulares que devenguen hasta dos veces el salario mínimo legal mensual vigente.

El aumento decretado por el Gobierno Nacional en 4,02% al salario mínimo, sigue siendo un aumento muy bajo, miserable y atenta contra el derecho a tener una vida digna,  porque en la práctica significa un aumento de 22.800 pesos mensuales, 760 pesos diarios y no contribuye a la construcción de una política pública en defensa de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) había sugerido que debe ser de $800.000, teniendo en cuenta el costo de la canasta familiar que abarca los siguientes rubros: alimentación, vivienda, vestuario, salud, educación, transporte y misceláneos como cigarrillos, licores y cosméticos, entre otros.

La inflación del año pasado (2,44 %) fue casi la mitad de lo que subió el mínimo.

Con este aumento del Índice de Precios al Consumidor (IPC), la ganancia real de los trabajadores de menores ingresos será este año de 8.897 pesos, es decir, el 1,57%, teniendo en cuenta que el aumento del salario mínimo fue de 4,02%.

Ya en el mes de enero la cascada de aumentos  en varios grupos que componen la canasta familiar como: educación, alimentos y vivienda, van a afectar el tan despreciable aumento del salario mínimo, que cada día será más mínimo y a los trabajadores no les alcanzará la plata y perderán cada vez más poder adquisitivo.

Carlos Augusto Cubillos Romero
cubillos52@gmail.com